martes, noviembre 07, 2006

El receptor de la publicidad

La publicidad intenta llegar al receptor para persuadirlo a comprar u obtener algún servicio. Está orientada a convertir a su receptor en consumidor.
Para lograr este objetivo, la publicidad se sirve de la Psicología para conocer quién es su destinatario y cómo debe presentarle los productos para que los adquiera. Por lo tanto, el publicista debe saber explotar las necesidades y anhelos humanos materiales, sentimentales y espirituales de su receptor. También debe asegurarle que, con la adquisición de los productos y bienes, el receptor cumplirá sus anhelos y necesidades más preciados: autoestima, poder, seducción, juventud, sensualidad, éxito, felicidad, etc.
La influencia y las consecuencias de la publicidad en la sociedad se pueden separar en dos aspectos: los receptores y la manipulación publicitaria. En el primero, los receptores se convierten en consumidores impulsivos que adquieren productos sin necesitarlos, sólo por el hecho de ser atractivos y prometedores de resul
tados inmediatos; por el contrario, otros serán consumidores racionales, que medirán y analizarán las bondades y precio del producto, como su conveniencia en adquirirlo. Respecto a la manipulación, la publicidad, en su afán de vender y hacer consumir, ha caído en abusos y excesos publicitarios que manipulan a los receptores, lo que ha derivado en leyes que regulan la publicidad como también en organismos que defienden al consumidor, como, por ejemplo, el Sernac y ACHAP.
Observa el siguiente aviso publicitario:

- ¿Cuál fue tu primera impresión al observar el anuncio? ¿Qué elementos la provocaron?
- ¿Cuál es el mensaje del anuncio?
- ¿Quién es el receptor de este anuncio?
- ¿Qué producto se ofrece? ¿Cómo está presentado? Descríbelo.
- ¿Qué necesidades y anhelos pretende satisfacer en el receptor?